Food News Latam - Nuevas formas de valorizar los residuos de frutas y verduras

 

facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Nuevas formas de valorizar los residuos de frutas y verduras

Bioseguridad Europa

Las corrientes laterales constituyen la biomasa resultante generada durante los procesos de producción, gran parte de la cual todavía se trata como desecho. GEA se compromete con socios claves en la UE para desarrollar nuevas formas de valorizar los residuos de frutas y verduras al convertirlos en proteínas funcionales muy solicitadas y otros ingredientes bioactivos para su uso en diversas aplicaciones.

La demanda de proteínas está creciendo, impulsada por una combinación de crecimiento demográfico, aumento de ingresos y urbanización. Sin embargo, la creciente carga ambiental de la cría de animales y sus costos de producción asociados, así como los gustos cambiantes de los consumidores, han resultado en una mayor extracción de proteínas funcionales y otros compuestos útiles de las plantas. Tradicionalmente, la harina de soja importada ha sido la fuente preferida de proteínas de alta calidad derivadas de plantas. Hoy, sin embargo, hay un mayor enfoque en identificar alternativas menos costosas y menos intensivas en recursos, incluidas las opciones sin OGM, que producen proteínas sin el uso de calor, solventes y productos químicos nocivos.

Se puede encontrar una fuente importante de estos valiosos compuestos en el exceso de biomasa generada como resultado del procesamiento de frutas y verduras. En casos específicos, como la industria del jugo, se utilizan algunas corrientes secundarias. Del mismo modo, los procesadores de materias primas pueden usar su biomasa extra como alimento o como fertilizante en los campos. Sin embargo, una gran cantidad de biomasa continúa siendo quemada o eliminada de maneras que son dañinas para el medio ambiente a pesar de que todavía contiene ingredientes valiosos. Esto incluye no solo proteínas, sino también fenoles, por ejemplo, que tienen propiedades antioxidantes o antimicrobianas, así como fibras dietéticas y pigmentos.

Extraer y refinar estos ingredientes requiere procesos que sean lo suficientemente suaves, eficientes energéticamente y rentables para que diversas partes interesadas en una cadena de valor se beneficien de ellos; y, por supuesto, el proceso y los productos finales deben cumplir con las estrictas regulaciones específicas de la industria. Y para ser viable, se requiere una red, que comience con los agricultores, productores y procesadores, hasta el usuario final o el cliente específico del sector, para garantizar un escenario estable de oferta y demanda.

Pro-Enrich: abordar juntos los desafíos globales
En 2018, GEA se unió al consorcio Pro-Enrich , y se asoció con 15 interesados ​​adicionales de la industria y los institutos de investigación de siete estados miembros de la UE para demostrar un nuevo modelo de negocio: un ciclo bioeconómico cerrado para extraer componentes de alto valor de flujos secundarios agrícolas específicos. Pro-Enrich , un proyecto de tres años encabezado por el Instituto Tecnológico Danés (DTI), está financiado por la Empresa Común Bio Based Industries en el marco del programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la UE. Los objetivos del consorcio también están alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, los cuales están comprometidos a aumentar la producción de alimentos al tiempo que reducen el desperdicio de alimentos y la huella ambiental general de la agricultura.

Solo en Europa, se producen millones de toneladas de biomasa cada año. La producción de colza y aceite de oliva, así como el procesamiento de frutas y verduras cítricas, como los tomates, por ejemplo, son los principales contribuyentes a los desechos de biomasa. Y aunque contienen compuestos valiosos, se han considerado de bajo valor porque la extracción era demasiado difícil, demasiado costosa o ambas.

Utilizando nuevos métodos y procesos, Pro-Enrich está tomando biomasa de estas cuatro corrientes laterales para probar la viabilidad técnica y comercial de extraer ingredientes de ellos en entornos de bioprocesamiento a pequeña y gran escala. Las proteínas funcionales, los polifenoles, las fibras dietéticas y los pigmentos resultantes se probarán y utilizarán en alimentos, piensos, cosméticos y aplicaciones adhesivas.

A pesar de que estamos explorando corrientes laterales específicos, nuestro objetivo es desarrollar un modelo de biorrefinería flexible que opera 12 meses del año, y que permitirá a otros a seguir su ejemplo, la extracción de ingredientes valiosos de los mismos o completamente diferentes residuos de cosecha “.
- Dr. Anne Christine Hastrup, Coordinadora del Proyecto Pro-Enrich, Instituto Tecnológico Danés

Suscribase Newsletter semanal food

ING  CARN 

PAN z CON  

Nuevos Productos

 

 Exberry logo PP

  Logo BC30   Logo Wellmune

doehler logo       Rousselot PP

Agropur Logo   Beneo logo Hawkins logo       Logo

  BP Logo     Logo Tomra

  .   kiwienzyme logo

|