Food News Latam - Metodología para que las valoraciones científicas se adapten al sector de la vitivinicultura

 

facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Metodología para que las valoraciones científicas se adapten al sector de la vitivinicultura

Bebidas Internacional

Durante la asamblea, la OIV, reunida el 10 de Julio de 2015 en Maguncia (Alemania), aprobó un total de 15 resoluciones. Entre ellas: decisiones relativas a la viticultura, a las prácticas enológicas, a las especificaciones de los productos enológicos, a los métodos de análisis, y a la salud y la seguridad.

Respecto a las decisiones relativas a la viticultura, como uno de los factores fundamentales del "terroir" vitivinícola, el clima afecta de manera considerable a las características fisiológicas y agronómicas de la vid y a la calidad final de sus productos. Con el fin de evaluar la repercusión del cambio climático durante las décadas pasadas en la vitivinicultura mundial y de valorar los pronósticos para el futuro, la OIV ha establecido una metodología, para que las valoraciones científicas se adapten al sector de la vitivinicultura y sean lo más precisas posible, antes de proponer estrategias para la adaptación a los cambios presentes y futuros. Esta metodología se ha diseñado en torno a cuatro etapas: (1) definición del período de estudio; (2) definición del ámbito espacial del estudio; (3) selección de variables climáticas y vitivinícolas; y (4) selección de modelos climáticos y escenarios del estudio.

Luego, las decisiones relativas a las prácticas enológicas. Se añadieron al Código internacional de las prácticas enológicas de la OIV numerosas resoluciones sobre nuevas prácticas enológicas, en particular, una nueva práctica enológica para el tratamiento de mostos y vinos con glutatión.

El objetivo de esta práctica es limitar la intensidad de los fenómenos de oxidación de los mostos, gracias a la capacidad del glutatión para atrapar las quinonas y reducir su actividad oxidante, así como proteger las sustancias aromáticas del vino de la oxidación, gracias a las propiedades antioxidantes del glutatión. Para los vinos, se recomienda agregar el glutatión en el momento de la conservación o el envasado, incluido el embotellado. Las dosis utilizadas no deben exceder los 20 mg/L.

En cuanto a las especificaciones de los productos enológicos se añadió: una especificación para las proteínas derivadas de la patata, por la que se fijó el límite máximo de glicoalcaloides (α-solanina y α-chaconina) en 300 mg/kg de proteína, una modificación sobre los taninos que guarda relación con el contenido de hierro que debe ser inferior a 50 mg/kg, a excepción del contenido de hierro para los taninos de castaño, que puede ser de hasta 200 mg/kg.

En el marco de la misma sesión, se aprobó una serie de métodos de análisis nuevos, que completan el corpus analítico de la OIV. Estos son los métodos específicos para el análisis del azúcar de uva que van dirigidos, en particular, a la determinación del mesoinositol, del esciloinositol y de la sacarosa por cromatografía de gases tras una reacción de silanización y a la introducción del índice de Folin-Ciocalteu.

Por otro lado el método relativo a la determinación de la distribución del deuterio en el ácido acético del vinagre de vino por resonancia magnética nuclear (RMN), que posibilita el análisis de la relación isotópica del hidrógeno (D/H)CH3 en la posición metílica del ácido acético extraído del vinagre de vino. El método se basa en el principio por el que el deuterio contenido en los azúcares y en el agua del mosto de uva se redistribuye tras la fermentación alcohólica en las moléculas del etanol del vino y tras la fermentación acética en las moléculas del ácido acético. Este método permite, por lo tanto, determinar el origen del alcohol en los vinagres de vino.

Finalmente la OIV aprobó dos resoluciones relativas a la orientación para investigaciones sobre el consumo de productos vitivinícolas y sobre su efecto para la salud, de conformidad con el Acuerdo por el que se crea la Organización. Considerando que el consumo de uvas frescas y de zumo de uvas constituyen una fuente importante de compuestos fenólicos, la OIV recomienda los siguientes ejes de cara a futuras investigaciones: (1) estudios in vitro e in vivo sobre los efectos del consumo de uvas y zumo de uva en la salud humana, como las actividades bioquímicas y físicas vinculadas a las enfermedades degenerativas crónicas; (2) estudios de intervención humana para evaluar el impacto en la salud del consumo de zumo de uvas; (3) evaluaciones para determinar si los polifenoles, los flavonoides y otros compuestos de la uva actúan con un efecto sinérgico sobre la salud; (4) evaluaciones para determinar la actividad antibacteriana de los polifenoles de la uva en cepas patógenas.

Más información en www.oiv.int

Suscribase Newsletter semanal food

ING  CARN 

PAN z CON  

Nuevos Productos

 

kiwienzyme logo Beneo logo TextAd Logo 

Sensient logo 

doehler logo  Hawkins logo 

 

  

Logo

|