Food News Latam - 25 líneas de ají resisten las peores enfermedades de este cultivo

 

facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

25 líneas de ají resisten las peores enfermedades de este cultivo

Colombia Agricultura

Las variedades desarrolladas por investigadores de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira son inmunes a la acción de Phytophthora capsici, Potyvirus y Fusarium oxysporum, tres de las peores enfermedades de los cultivos, que llegan a causar hasta su pérdida total. El siguiente paso de este proceso de mejoramiento, que avanza con ajíes de tipo habanero, tabasco, cayena y jalapeño, consiste en el registrar y abrir la oferta de 2 o 3 de las mejores líneas, para potenciar la productividad en el país.

Así lo señala el profesor Carlos Germán Muñoz Perea, de la U.N. Sede Palmira, quien explica que “Phytophthora capsici infecta las plantas por las raíces, las marchita y provoca la pudrición de sus frutos”.

El docente precisa que además de resistir a este patógeno, las líneas desarrolladas también tienen valores agregados en su rendimiento y en la extracción del picante de la capsaicina.

El ají, utilizado en gastronomía, en la industria farmacéutica y en la obtención de vitaminas y colorantes naturales, también tiene varios compuestos a los cuales se les atribuyen propiedades anticancerígenas.

La mayor prueba de la resistencia a las enfermedades ha sido la respuesta de las plantas a los intensos aguaceros que han inundado los cultivos en las instalaciones del Centro Experimental de la U.N. Sede Palmira y de Agrosavia (antes Corpoica), entidad que también trabaja en el proceso. Como las altas condiciones de humedad resultan muy favorables para Phytophthora capsici, muchas de las plantas que no pertenecían a estas líneas murieron, mientras que los ejemplares de las 25 variedades resistieron, asegura el profesor Muñoz.

Recolección de semillas

A finales de la década de los ochenta los investigadores de la U.N. Sede Palmira empezaron a recolectar semillas de diferentes variedades y genotipos de ají con presencia en Colombia, recorriendo desde la costa Atlántica hasta el Amazonas. Así, se completó una colección de 700 materiales diferentes como base genética para empezar a trabajar en cruzamientos.

“Muchas características de resistencia halladas en los genotipos eran de cultivares silvestres (no cultivados a gran escala por el ser humano) sin condiciones de rendimiento que permitieran una proyección comercial. Por eso tuvimos que trabajar en los cruces con materiales utilizados comercialmente y en la selección de plantas destacadas para traspasar la resistencia”, explica el docente.

Las 25 líneas desarrolladas se presentaron ante productores, exportadores y estudiantes buscando obtener una retroalimentación que sirviera como insumo para depurar la lista de líneas a registrar. Cada uno de los asistentes a esta jornada –que se repetirá varias veces con actores relacionados– calificó de 1 a 5 las variedades teniendo en cuenta el sabor de los frutos, el buen estado de las plantas en los cultivos, el picante y el potencial.

Perfeccionamiento vital

Uno de los participantes de la jornada fue Antonio José Tafur Reyes, director Agrícola de Colombina, empresa propietaria de Comexa, que comercializa alrededor de 1.500 toneladas anuales de ají que se expresan en cerca de 25.000 millones de pesos. Al valorar la importancia de la investigación, en la que la empresa ha colaborado con semillas y conocimientos, considera que es vital continuar el proceso para perfeccionar las líneas.

Con cultivos en el Cauca y en el Valle del Cauca, el director Tafur asegura que su empresa ha encontrado salidas comerciales para el ají en salmueras, pastas, salsas y en el fruto entero. “El 95 % de la producción tiene como destino el exterior”, afirma. Por su parte Jaime Montenegro, productor agrícola del municipio de Flandes (Tolima), asistió a las jornadas porque quiere establecer un cultivo. “Un amigo ingeniero de alimentos me comentó que capsaicina es un componente muy bueno para algunos productos químicos y eso es básicamente lo que estamos empezando a mirar”, afirma. Además recuerda que conoció variedades que pueden rendir en el clima caliente de Flandes.

A partir de las valoraciones de los participantes, de la socialización y de posteriores evaluaciones, se avanzará hacia la selección de las 10 líneas más destacadas, que serán cultivadas en la zona plana del Valle del Cauca. “Sabemos que el departamento cuenta con mejores condiciones climáticas y de suelo que otras regiones y países. Ahí vemos el potencial y por ello nos planteamos llegar a la depuración de las dos o tres líneas”, cuenta el profesor Muñoz.

En el proceso de obtener las nuevas líneas también ha trabajado el profesor Mario Augusto García Dávila, de la U.N. Sede Palmira.

Suscribase Newsletter semanal food

ING  CARN 

PAN z CON  

Nuevos Productos

 

kiwienzyme logo
Beneo logo  TextAd Logo
  Sensient logo
doehler logo     Hawkins logo
    
  
Logo     
|