Food News Latam - Las gallinas criollas aún conservan una elevada diversidad

 

facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Las gallinas criollas aún conservan una elevada diversidad

Colombia Bioseguridad

Una mayor introducción de líneas comerciales y la alta desigualdad social de las familias que las crían ponen en riesgo la diversidad de estos animales, que forman parte fundamental de la economía de las comunidades campesinas e indígenas del país. Aunque en el estudio se identificó que las gallinas criollas aún conservan una elevada diversidad, “nos dimos cuenta de que en el país existen muchas líneas comerciales que están invadiendo la producción avícola, mientras que las primeras se han relegado a las comunidades más pobres, indígenas y campesinas”.

Así lo explica Luisa Fernanda Mendoza Morales, magíster en Producción Animal de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), quien junto con la profesora Ligia Jiménez y estudiantes del Grupo de Estudio en Genética Animal (GEGA) visitaron 12 comunidades colombianas (siete campesinas y cinco indígenas) entre 2013 y 2017. El factor incluyente de dichas comunidades era que fuesen familias criadoras de gallinas criollas, animales protagonistas de la producción avícola de traspatio.

El objetivo fue evaluar allí los aspectos socioeconómicos de la cría de estos animales, conocidos científicamente como Gallus gallus domesticus, caracterizar su fenotipo (rasgos físicos) y la diversidad genética mediante el análisis de un fragmento de la región D-loop del ADN mitocondrial, el cual es de herencia materna.

En las 12 zonas visitadas (Moniquirá, Manizales, Montelíbano, La Mesa, Tibacuy, Concepción, Ibagué y comunidades indígenas Arhuaca, Sikuani, Wayuu, Nasa y Misak) se clasificaron 15 tipos de gallinas criollas según las medidas morfométricas, para un total de 333 animales.

Además se observó una elevada diversidad genética a nivel del fragmento de ADNmt (ADN mitocondrial) analizado en 139 muestras de gallinas criollas, lo que permitió identificar 30 haplotipos (conjunto de variaciones del ADN que tienden a ser heredados juntos), distribuidos en cuatro haplogrupos (grupo grande de haplotipos). Estos resultados sugieren que los procesos evolutivos (como la selección) aún no se han aplicado a estas poblaciones.

Lo anterior muestra la penetración de aves comerciales en las comunidades rurales, lo que puede ser un factor de riesgo para las gallinas criollas por su desplazamiento relacionado con características productivas. Además se identificaron relaciones genéticas entre las gallinas de comunidades campesinas y de comunidades indígenas, lo que indica que este recurso ha sido ampliamente distribuido en el país, a pesar del aislamiento geográfico de ciertas zonas visitadas.

“También identificamos unos haplotipos que eran únicos en el país, sobre todo en la comunidad Sikuani. Eso nos da la idea de que existe un recurso importante que se debe conservar y que la mejor forma de conseguirlo es que las comunidades tanto indígenas como campesinas empiecen a utilizarlo”, asegura la magíster.

Se trata de una oportunidad importante para ambas comunidades, pues, según el estudio, presentan un nivel bajo tanto de ingresos como educativo y en las que pocos tienen acceso a la educación superior, lo que hace que exista una amplia desigualdad social dentro de una misma zona. “Las gallinas criollas presentan una importante adaptación y resistencia a enfermedades, que se debe conservar y utilizar. Se debe borrar de la mente de las personas que la raza y “lo fino” es lo que sirve, porque los animales criollos son muy importantes para el ecosistema y para el sostenimiento de las comunidades”, señala la investigadora.

¿Llegaron de Europa o de Asia?

El estudio también hace un aporte a una controvertida discusión internacional en la que desde hace varios años se debate la forma en la que llegaron las gallinas al continente americano. Existen dos teorías: mientras que la primera considera que llegaron de la mano de los conquistadores españoles, la otra plantea la posibilidad de que sean descendientes de gallinas asiáticas y que estaban antes de que Colón llegara.

En el estudio de la investigadora Mendoza se identificó que las gallinas criollas estudiadas tienen una importante relación genética a nivel de ADNmt con gallinas del Japón y del sur de China, al compararlo con secuencias publicadas antes, algo más cercano a la segunda teoría, que, según la magíster, soporta que las gallinas pudieron haber llegado por el Pacífico, desde las Islas Polinesias a Chile, en la península de Arauco, y sería con los indígenas mapuches que se expandieron por toda América.

“Nuestras gallinas tuvieron relación con esa teoría. No podemos decir que es cierta, sino que las gallinas criollas tenían un poco más de relación genética con los linajes asiáticos”, afirma la investigadora, quien comenta que este es un pequeño aporte a una controversia que necesita de más estudios internacionales para resolverse.

Suscribase Newsletter semanal food

ING  CARN 

PAN z CON  

Nuevos Productos

 

kiwienzyme logo Beneo logo TextAd Logo 

Sensient logo 

doehler logo  Hawkins logo 

 

  

Logo

|