Food News Latam - Nuevas estrategias de ahorro y reutilización del agua en la industria alimentaria

 

facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Nuevas estrategias de ahorro y reutilización del agua en la industria alimentaria

Bioseguridad Latinoamérica

El agua es un bien escaso y al mismo tiempo imprescindible para la industria alimentaria. Sin agua no es posible producir alimentos. El agua es utilizada para cocciones, procesos de evaporación, refrigeración, herramienta de desinfección y limpieza y generación de frío y calor.

La lista de aplicaciones es muy amplia y muestra una dependencia total a este bien que exige de las empresas alimentarias una gestión total del ciclo del agua que garantice disminución de la contaminación en las aguas industriales, un ahorro de agua en los procesos productivos y auxiliares y diseño de estrategias para la regeneción y reutilización de aguas.

El Centro de Tecnológico AINIA analizó cómo la innovación ha aportado nuevas tecnologías enfocadas a mejorar las estrategias de ahorro, tratamiento y regeneración del agua utilizada en la industria alimentaria.

Los elementos más innovadores en tratamiento de aguas industriales parten en la actualidad de un enfoque de gestión global del ciclo del agua en la industria. Este enfoque global supone un nuevo concepto de valor y tiende a trabajar en sistemas multibarrera, en lo que a tratamiento y regeneración de agua en la industria se refiere.

Estos sistemas parten de la combinación de tratamientos individuales consolidados y posibilitan la eliminación de contaminantes prioritarios y emergentes que son persistentes y no biodegradables por debajo de los criterios de calidad establecidos en la Directiva 2013/39/UE. Los sistemas de tratamiento convencionales no son capaces de eliminar la mayor parte de los denominados contaminantes prioritarios. Por otro lado también reducen el consumo de agua y coste económico en la industria agroalimentaria, mediante la reutilización de las aguas residuales regeneradas garantizando los estándares de calidad para uso industrial, ya que actualmente estos efluentes son vertidos a cauce público.

En el caso de una industria cárnica que decidiese trabajar su ciclo de agua con un sistema multibarrera, es posible que su tratamiento de aguas empezase por segregar corrientes (mayor y menor carga orgánica por ejemplo) para dar tratamientos específicos. Posteriormente el uso de separaciones físicas para retirar material suspendido y de mayor tamaño del agua, seguido de procesos de carácter biológico para eliminar contenidos de materia orgánica y otros compuestos biodegradables (nitrógeno).

Finalmente, podría optarse por opciones de filtración con membranas y aplicación de oxidación avanzada en donde el ozono, combinado con ultravioleta, podría dar las características de tratamiento terciario (afino) al agua, consiguiendo así las calidades requeridas para su reutilización.

Otro de los tratamientos para aguas industriales es el procesos de degradación biológica. Este resulta muy ventajoso en la industria agroalimentaria debido al elevado contenido de materia orgánica contenida en sus vertidos líquidos. En este tipo de procesos de acción biológica pueden conseguirse rendimientos muy elevados de eliminación de materia orgánica, superiores al 90%. Por su parte, la alternancia de condiciones aerobias y anóxicas permiten la acción de los microorganismos nitrificantes y desnitrificantes, respectivamente. Son procesos necesarios para la eliminación biológica del nitrógeno.

Por su parte, los procesos de membrana son procesos físicos de separación que resultan muy útiles para retirar del agua los contaminantes sólidos y, de forma más específica, bacterias y virus, entre otros. Estos procesos de separación pueden ser de microfiltración, ultrafiltración, nanofiltración y ósmosis inversa, en función del diámetro del poro a través del cual pasa el agua. En la actualidad estos procesos se encuentran en auge debido a las mejoras en los materiales de las membranas, el incremento de su capacidad de filtración en las operaciones y la reducción de su consumo energético.

Las aguas procedentes de industrias agroalimentarias pueden contener, además de los elementos mencionados en los puntos anteriores, otro tipo de contaminantes emergentes como plaguicidas, fármacos, surfactantes, productos de higiene y limpieza de instalaciones. Estos contaminantes necesitan ser eliminados si se desea la reutilización del agua con los niveles de calidad establecidos en la normativa vigente. Para estos casos, los procesos de oxidación avanzada de ozono, combinado con ultravioleta, demostraron que consiguen resultados efectivos.

La reutilización del agua proporciona recursos hídricos adicionales en la industria agroalimentaria, mejora la calidad del agua de uso industrial y en definitiva contribuye a una gestión más sostenible desde el punto de vista medioambiental, energético y económico. Recuerde cumplir las normas de calidad básicas establecidas y un proceso de regeneración eficiente, para el cual ya existen tecnologías que lo hacen posible y que abren un abanico de oportunidades para convertir.

Si desea saber más visite www.ainia.es

Suscribase Newsletter semanal food

ING  CARN 

PAN z CON  

Nuevos Productos

 

kiwienzyme logo Beneo logo TextAd Logo 

Sensient logo 

doehler logo  Hawkins logo 

 

  

Logo

|