Food News Latam - Evaluación de residuos agrí­colas para la producción del hongo Pleurotus ostreatus

 

facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Evaluación de residuos agrí­colas para la producción del hongo Pleurotus ostreatus

Ingredientes Ecuador

Mundialmente cada año se generan grandes cantidades de residuos de las cosechas agrícolas, esta biomasa residual se utiliza de diferentes maneras según el paí­s y región; se estima que el 80 % de los residuos agrí­colas de los paí­ses en ví­as de desarrollo son quemados,

hongo Pleurotus ostreatus.jpg

apenas el 15 % sirve como alimento para animales, el 4,5 % reincorpora al suelo sin haberse realizado una descomposición previa y el restante 0,5 % se usa como materia prima en industrias como la papelera, aglomerados, etc.

Es práctica común, en paí­ses en ví­as de desarrollo, quemar los residuos agrí­colas que generan grandes cantidades de emisiones gaseosas como: monóxido de carbono, dióxido de carbono, dióxido de nitrógeno y otros óxidos que contaminan la atmósfera y que contribuyen al efecto invernadero.

A estos residuos agrí­colas lignocelulósicos se les puede dar valor agregado mediante producciones más limpias a través del cultivo de hongos, considerados alimentos inocuos al no requerir de productos químicos para su cultivo y crecimiento.

En la actualidad la biotecnología se ha convertido en una verdadera alternativa para la producción de alimentos, como es el caso de los hongos para el consumo humano, por la posibilidad de poder obtener grandes cantidades en pequeñas áreas, en cortos perí­odos de tiempo, mediante técnicas sencillas y a bajo costo, empleando como sustrato para su cultivo, residuos agroindustriales que son considerados desechos.

Su eficiencia de conversión en proteí­na por unidad de área y de tiempo es muy superior, comparado con las fuentes de proteí­na animal (bovinos, peces y pollos). El hongo Pleurotus ostreatus, conocido también como el hongo ostra, gí­rgola, setas, orellanas, orejón, constituye una magní­fica fuente de proteí­nas por contener hasta 35 %, este dato es significativo si se compara con el contenido en el arroz (7 %), en el trigo (13,2 %) y en la leche (25,2 %), todos expresados en peso seco.

La humedad de los hongos es alta, en general se considera alrededor del 90 % (proteí­na 3,5 a 4 % de su peso fresco). Las proteí­nas de los hongos tienen todos los aminoácidos esenciales y son ricos en lisina y leucina, las cuales están en muy poca cantidad o ausentes en la mayorí­a de los vegetales fibrosos. Además, contienen minerales, vitaminas como la B1, B2, B12, C, D, niacina y ácido pantotónico, así como ácidos grasos insaturados y un bajo contenido calórico. También se caracteriza por tener propiedades antioxidantes e inmunomoduladoras por la presencia de β-glucano en su composición quí­mica.

Son muy apetecidos por su excelente sabor, se les denomina carne vegetal y pueden adecuarse con facilidad a diferentes preparaciones culinarias. Son ampliamente utilizados en la cocina gourmet y en la actualidad se continúa investigando para tratar de explotar todo su potencial, ya que se le atribuyen propiedades nutracéuticas.

Para los procesos de crecimiento y fructificación, los hongos requieren de la combinación de factores fí­sicos como temperatura, humedad, luz, aireación, oxí­geno y dióxido de carbono, cuyos valores y concentraciones óptimas varí­an en función de la etapa en que se encuentran (fase de incubación y fase de fructificación), además de un adecuado pH en un intervalo entre 5,5 a 7,0 .
Para su crecimiento adecuado, los residuos agrí­colas proveen la fuente de minerales. El carbono es la fuente directa de energía para su metabolismo. Las especies de Pleurotus son potentes agentes biológicos capaces de degradar materiales ricos en lignina, celulosa y hemicelulosa.
Se ha informado que las necesidades de nitrógeno pueden cubrirse por las proteí­nas y aminoácidos que resultan de la descomposición quí­mico biológica de cuerpos orgánicos tales como: harinas, granos de cereales, estiércol o simplemente urea, al igual que la carencia de fósforo y azufre, entre otros. Se recomienda que la concentración final de nitrógeno en el sustrato debe estar dentro del intervalo de 0,6 a 1,5 %, y la relación C/N comprendida en un rango amplio de valores (30 a 300)

El contenido de proteí­na de Pleurotus ostreatus se relaciona significativamente con el contenido de nitrógeno del sustrato. Se ha demostrado también que el contenido de proteí­na de los cuerpos fructíferos de Pleurotus ostreatus se puede mejorar enriqueciendo los sustratos con fuentes orgánicas e inorgánicas de nitrógeno tales como harina de soya, salvado de arroz, trigo, alfarina o simplemente urea lo cual también aumenta la productividad.

Se han evaluado algunos sustratos para el cultivo de Pleurotus con expresión de su eficiencia biológica (E.B). En paja se obtuvo una E.B de 113%, en pulpa de café (5 dí­as fermentada) una E.B de 175,8 % y sin fermentar 170 %, en cascarilla de arroz una E,B de 38 %, en bagazo de caña de azúcar más paja de cebada una E.B de 66 % . 

En Ecuador el cultivo de hongos comestibles como el Plerotus, se encuentra muy poco desarrollado y en pequeña escala, a nivel artesanal, se cultiva utilizando aserrí­n en la provincia de Morona
Con el objetivo de caracterizar los residuos lignocelulósicos agrícolas de la provincia de Bolí­var, Ecuador, desde el punto de vista de su composición fí­sico-quí­mica para su empleo en el cultivo del hongo Pleurotus ostreatus como residuos individuales o en mezclas.

Los datos analí­ticos reportados reflejan los valores medios de los residuos analizados. Es de esperar cierta variabilidad en dependencia de muchos factores como: variedad, condiciones de cultivo, fertilidad del suelo, etc.

Los materiales analizados son de fácil disponibilidad, ricos en lignocelulosa y con un contenido de nitrógeno que fluctúa entre 0,38 - 1,29 %, por lo que pueden emplearse solos o en mezclas, combinando los de menor con los de mayor contenido de nitrógeno para el cultivo del hongo o emplearse fuentes de mayor contenido de nitrógeno para enriquecer el sustrato, buscando una mayor eficiencia biológica y contenido de proteí­na en el hongo.

Los residuos de lenteja, bagazo de caña de azúcar y paja de cebada utilizados en el cultivo delhongo presentaron los mayores valores de efi-ciencia biológica (113, 96 y 84 %, respectivamente). 
Existe una tendencia de incremento en el contenido de proteí­na (16,82; 15,78 y 15,47 %) en los hongos cultivados en sustratos con mayor contenido de nitrógeno (1,29; 1,11 y 0,84 %).

La cascarilla de arroz como sustrato único no esadecuada para el cultivo del hongo, por su poca retención de humedad y más bien es excelentepara utilizarla en mezclas porque ayuda a mantener una buena aireación en el sustrato.

Con los residuos agrícolas de esta región se pueden hacer mezclas balanceadas con nitrógeno en diferentes intervalos, que están en dependencia de las proporciones de cada componente (restricciones máximas y mínimas), relación(C/N) y de los otros componentes. El programaasí­ mismo permite visualizar los cambios queocurren en el interior de la mezcla al variar unode los componentes.

María Bernarda Ruilova Cueva, Aldo Hernández Monzón, Universidad Estatal de Bolí­var, Guaranda, Ecuador

Suscribase Newsletter semanal food

ING  CARN 

PAN z CON  

Nuevos Productos

 

kiwienzyme logo Beneo logo TextAd Logo 

Sensient logo 

doehler logo  Hawkins logo 

 

  

Logo

|