Food News Latam - Negociaciones comerciales de México y Brasil favorecería importaciones agropecuarias

 

facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Negociaciones comerciales de México y Brasil favorecería importaciones agropecuarias

Latinoamérica Agricultura

La región Latinoamericana presenta excedentes en el comercio agropecuario con todos sus principales socios, y entre ellos se destaca el rápido crecimiento de los superávits con China y el resto de Asia. De hecho, Asia ya es el principal destino de las exportaciones agropecuarias de la región, de las cuales concentra un 35% en términos de valor. Le siguen los Estados Unidos (22%), la Unión Europea (18%) y la propia región (16%).


Las señales de precios provenientes de los mercados internacionales no se han traducido hasta ahora en un aumento significativo de la sofisticación de las exportaciones agropecuarias regionales. Para ello se requieren políticas públicas activas y coordinadas en materia de comercio, ciencia, tecnología e innovación, promoción de la asociatividad, propiedad intelectual, financiamiento y educación y capacitación, entre otras áreas.

Los sectores agropecuario, agroindustrial, pesquero, acuícola y silvícola pueden hacer una destacada contribución al desarrollo regional, no solo como generadores de divisas, sino también en términos de agregación de valor y de diversificación productiva y exportadora. Sin embargo, la alta concentración actual en materias primas impone el urgente desafío de “descomoditizar” la canasta de exportaciones, tal como ocurre en otros sectores vinculados con los recursos naturales. Para ello resulta indispensable desarrollar atributos diferenciadores que permitan alcanzar precios más altos en los mercados mundiales, como calidad, marca, trazabilidad, inocuidad y certificaciones internacionales (de producción orgánica, comercio justo o baja huella ambiental, entre otras). Este es un tema de particular relevancia para la región. En efecto, el actual modelo agroexportador ha tenido diversas consecuencias ambientales negativas, en particular la deforestación causada por la expansión de la superficie dedicada al cultivo de la soja y a la ganadería.

Para elevar el valor agregado y el contenido de conocimiento de la canasta de exportaciones regional, también resulta imperativo generar condiciones propicias para procesar en la región aquellos productos que hoy se exportan casi exclusivamente en forma bruta. Otro nicho atractivo, considerando una población mundial que envejece rápidamente, es el de los alimentos funcionales (aquellos que contienen componentes que ejercen efectos beneficiosos para la salud, más allá de la nutrición).

Las señales de precios provenientes de los mercados internacionales no se han traducido hasta ahora en un aumento significativo de la sofisticación de las exportaciones agropecuarias regionales. Para ello se requieren políticas públicas activas y coordinadas en materia de comercio, ciencia, tecnología e innovación, promoción de la asociatividad, propiedad intelectual, financiamiento y educación y capacitación, entre otras áreas. Estas políticas tendrán un mayor impacto en la medida en que las acciones emprendidas sean el resultado de un diagnóstico compartido entre el sector público y los actores empresariales involucrados. En suma, sin un esfuerzo deliberado de la política pública será muy difícil superar las numerosas debilidades de la actual especialización exportadora.

En una mirada prospectiva, otra tarea importante para los países de la región será mejorar las condiciones de acceso de sus exportaciones agropecuarias a los mercados que representarán el grueso del aumento esperado de la demanda mundial de alimentos.
Se proyecta que la población mundial, actualmente de alrededor de 7.300 millones de habitantes, llegue a 9.500 millones de habitantes en 2050. Prácticamente la totalidad de este incremento tendrá lugar en los países en desarrollo, en especial de África (que hoy es el destino de solo el 5% de las exportaciones agropecuarias de la región) y Asia. Junto con un elevado dinamismo económico, estos dos continentes atraviesan por acelerados procesos de urbanización y expansión de la clase media. Todo ello abre interesantes espacios para las exportaciones de alimentos de la región.

Tal como ocurre en los demás sectores, el comercio intrarregional de alimentos y otros productos agropecuarios es el que más conduce a la diversificación exportadora, caracterizándose por el mayor número de productos intercambiados y por la mayor participación de los productos elaborados. Por ende, todas aquellas acciones orientadas a promover dicho comercio contribuyen también a la necesaria diversificación productiva y exportadora, así como a la construcción de encadenamientos productivos agroindustriales.

En este contexto, una conclusión exitosa de las negociaciones comerciales que México mantiene con la Argentina y el Brasil favorecería la diversificación de sus importaciones agropecuarias, reduciendo su elevada dependencia de los Estados Unidos como proveedor. Avanzar en la conclusión de dichas negociaciones resulta aún más relevante ante la acentuada incertidumbre generada por la actual renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Suscribase Newsletter semanal food

ING  CARN

PAN  z CON  

Nuevos Productos

 

Sensient logo
           TextAd Logo
    
        Hawkins logo
   Logo Wacker
  Krones Logo  Varioline
logo
    Nutralys logo PP
doehler logo   Ingredientes naturales
   Logo  Uptaia
       Peptan

              

|