Food News Latam - La exclusión productiva de la Soja en Bolivia

 

facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

La exclusión productiva de la Soja en Bolivia

Agricultura Bolivia

La plantaciones de soja en las tierras bajas del este de Bolivia han dado lugar a cambios dramáticos en la estructura agraria en los últimos 25 años. La expansión inicial de la frontera agrícola se vio impulsado por las políticas estatales por un plan de desarrollo económico liderado por los Estados Unidos.

No fue hasta la década de 1980 y 1990 que las plantaciones de soja realmente comenzaron a expandirse, con una afluencia de productores, los capitales extranjeros y la introducción de nuevas tecnologías. Los precios de la soja favorables, la mecanización y una mayor inversión de capital comenzaron a alterar rápidamente las relaciones productivas de la región como la fuerza de trabajo se hizo mucho menos necesario, y los cultivos industriales para la exportación generalizada.

Más recientemente, el nuevo y el aumento de la demanda mundial de la soja y sus derivados, en particular de China y la UE, han exacerbado este proceso ya que los precios del mercado internacional envían señales positivas para el aumento de la inversión con una mayor expansión. Esta inversión e interés en la producción de soja va mucho más allá de la granja (de la tierra), mucho más grande porque incluye semillas modificadas genéticamente, insumos químicos, maquinaria agrícola, instalaciones de almacenamiento, procesamiento, transporte y la financiarización de la agroalimentaria sistema.

El avance tecnológico, la mecanización y la concentración del control del complejo de la soja también están poniendo un apretón a la mano de obra. Esta presión sobre la mano de obra, junto con la imposibilidad de acceder a la agro-capital y la tierra, está amenazando las perspectivas futuras de la agricultura para la mayoría de los rurales y más aún a los jóvenes. Sea o no esta trayectoria de cambio agrario está dando lugar a una "trayectoria truncada de transición agraria" por el cual las rentas de la tierra ya es  una viable oportunidad y el empleo en las zonas rurales disminuyen sin camino.

La dinámica más contemporáneas de acceso a la tierra / recurso y las relaciones de control mediante el cual la propiedad de la tierra se ha convertido en un aspecto menos importante para la agroindustria como el modelo de agricultura intensiva pasó por encima de la necesidad de mano de obra y conduce a procesos de "exclusión productiva".

Mientras que la propiedad de la tierra sigue siendo muy importante para los pequeños agricultores, así como para los propietarios de tierras a gran escala, las relaciones en la cadena de valor han permitido a la agroindustria mantener el acceso a la tierra sin tener necesariamente los derechos de tenencia (propiedad).

Excluyendo Industrias Oleaginosas y Granos, el resto de las seis empresas que figuran en la imagen son propiedad de agroempresas transnacionales, que incluyen las multinacionales con sede en los Estados Unidos.

mercado de la soja BoliviaArcher Daniels Midland (ADM) y Cargill. Muchos comenzaron a operar a finales de 1990 en Bolivia a través de la adquisición de empresas locales en Santa Cruz utilizando sus filiales brasileñas y argentinas anteriores para ingresar al país. Sus conexiones con la producción directa primaria, propiedad de la tierra, y el arrendamiento de tierras, así como sus relaciones con los productores de soja como Grupo Mónica Norte, El Tejar y otras personas involucradas directamente en el control de la tierra no son claras.

Las empresas se caracterizan principalmente por actividades tales como las compras de grano, almacenamiento, instalaciones de procesamiento, comercialización y exportación. De acuerdo con las evaluaciones realizadas por Pacific Credit Rating PCR (2012), estas empresas transnacionales a menudo operan por la agricultura por contrato, en el que prestan las semillas y al crédito a los productores que a su vez se comprometen a vender su cosecha.

El caso de Industrias Oleaginosas necesita una breve consideración adicional. Esta es la única agroindustria boliviana importante en producción oleaginosa, la transformación y el comercio. 

Las empresas ADM América del Sur (SA) y la Industria de Aceites tuvieron su origen en gran escala durante la era de auge del algodón, pero cuando aumentó su importancia económica, las empresas transnacionales se convirtieron en sus principales accionistas.

La dinámica agraria en las tierras bajas de Bolivia están experimentando una importante transición. Mientras que el "complejo soja"  sin duda se sigue expandiendo, la mayoría de los pequeños agricultores rurales han mantenido la propiedad de sus parcelas. A medida que la generación actual de los pequeños agricultores están recurriendo al alquiler de sus tierras y convertirse en semi-proletarios, la próxima generación será un factor decisivo en la conformación de la estructura agraria.

Si la trayectoria actual de desarrollo de soja continúa, la mayoría de los rurales seran propensos a migrar a los centros urbanos. Pero el modelo económico de Bolivia sobre la base de las exportaciones de materias primas aún carece de un proceso de industrialización en la que podría ser absorbido a la mano de obra.

Estas dinámicas agrarias son parte de un modelo económico más amplio basado en la extracción de recursos naturales para la exportación (minerales, hidrocarburos, soya). Si se desarrollan oportunidades para una alternativa viable en la agricultura, que requeriría cambios sustanciales en el modelo productivo de Bolivia, también más fuerte con movimientos más organizados muchos probablemente se quedaría en las zonas rurales.

Tales desafíos, sin embargo, requieren transformaciones estructurales referentes a las relaciones de producción y la propiedad, son cada vez más difíciles de superar debido al rápido avance de la política estatal para ampliar la frontera agrícola, a su vez de una "revolución agraria" a una "revolución productiva" (Ley no. 144 de la Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria).

La actual coyuntura socio-económica parece haber apaciguado ambas fuertes acciones de resistencia y el desplazamiento absoluto de personas de sus tierras. Aunque las multinacionales extienden su alcance sobre los recursos del país, los pequeños agricultores todavía son capaces de beneficiarse de su posición como terratenientes en pequeña escala.

La resistencia puede haber, por tanto, disminuido, pero la gente permanecer unido a sus tierras y la auto-identifican como ciudadanos agrarios. Sin embargo, como la presión sobre los pequeños agricultores se intensifica y los procesos en el avance de exclusión productiva el destino de la pequeña agricultura está en cuestión.

Esperamos que este análisis contribuye a una mejor comprensión de la expansión "complejo soja", sus mecanismos de exclusión 'productiva' y la importancia de esta transición para la mayoría rural que vive en estas áreas.

Por Ben McKay & Gonzalo Colque

Suscribase Newsletter semanal food

ING  CARN

PAN  z CON  

Nuevos Productos

 

Sensient logo
           TextAd Logo
    
        Hawkins logo
   Logo Wacker
  Krones Logo  Varioline
logo
    Nutralys logo PP
doehler logo   Ingredientes naturales
   Logo  Uptaia
       Peptan

              

|