Food News Latam - Sinergia entre aditivos alimentarios y el calor para el control no contaminante de la podredumbre

 

facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Sinergia entre aditivos alimentarios y el calor para el control no contaminante de la podredumbre

Europa Agricultura

Especies del género Geotrichum son los agentes causales de la podredumbre amarga o ácida de los cítricos, frutos de hueso, tomates, zanahorias y otras frutas y hortalizas. Junto con Penicillium digitatum y Penicillium italicum, la especie G. citri-aurantii es responsable de importantes pérdidas económicas ocasionadas por enfermedades de poscosecha en frutos cítricos en todo el mundo.

En España el cultivo de cítricos está destinado principalmente al consumo en fresco, dedicándose la mayor parte de la producción a la exportación. La Comunitat Valenciana es la región que más produce y por tanto, quien más sufre las consecuencias económicas de una incidencia alta de enfermedades. Hasta el momento, el control de hongos patógenos desde la recolección hasta que el fruto llega al consumidor se realiza mediante la utilización de fungicidas químicos de síntesis.

Los compuestos más utilizados en poscosecha de cítricos (imazalil y tiabendazol) no son efectivos contra G. citri-aurantii (Cunningham, 2010), siendo necesarios los fungicidas específicos guazatina o propiconazol. Sin embargo, el Reglamento de la Comunidad Europea (CE) 149/2008 que recoge las sustancias activas y sus correspondientes límites máximos de residuos (LMR) permitidos en el tratamiento con fungicidas en poscosecha de cítricos en la Unión Europea (UE), prohibió en 2012 el uso de guazatina. Una alternativa a esta situación puede ser el uso de orto fenil fenato sódico (SOPP), pero además de reducir solo parcialmente la enfermedad, puede provocar daños en el fruto.

La falta de fungicidas regulados para el control de la podredumbre amarga junto con la concienciación social actual acerca del efecto negativo de los fungicidas en la salud y en el medio ambiente, ha desembocado en una tendencia creciente a investigar mecanismos alternativos de control que permitan eliminar, o reducir al máximo, el empleo de los mismos. La búsqueda de distintas estrategias no contaminantes ha dado lugar a métodos de diversa naturaleza (químicos, físicos y biológicos) aplicados individualmente o en combinación con otros tratamientos (control integrado).

Por una parte, los tratamientos térmicos se encuentran dentro de los métodos físicos más recomendables para controlar patologías poscosecha en cítricos debido a la ausencia de residuos tóxicos en el fruto, a su relativa eficacia, sencillez, bajo coste y fácil aplicación y combinación con otros sistemas de control (Palou, 2013), así como a sus efectos directos e indirectos sobre el patógeno. Por otra parte, diferentes compuestos naturales o síntéticos de baja toxicidad, generalmente reconocidos como seguros (GRAS, ‘Generally Regarded As Safe'), utilizados en la industria alimentaria como aditivos por sus propiedades antimicrobianas, han resultado ser efectivos para el control de enfermedades de poscosecha de frutos cítricos. En esta clasificación se incluyen sorbato potásico (PS), benzoato sódico (SB), metil parabeno sódico (SMP) y etil parabeno sódico (SEP), siendo los primeros las sales de ácidos orgánicos más utilizadas como aditivos antimicrobianos; y los segundos, más eficaces contra hongos que contra bacterias.

En cuanto al control de la podredumbre ácida causada por G. Citri-aurantii mediante técnicas no contaminantes, en los últimos años se ha demostrado la efectividad de algunos tratamientos basados en microorganismos antagonistas, extractos de plantas, sustancias naturales y aditivos alimentarios.
El objetivo del trabajo presentado por el Laboratori de Patologia, Centre de Tecnologia Postcollita (CTP) de Valencia, España ha sido evaluar la efectividad de los aditivos alimentarios PS, SB, SMP y SEP, en baños a temperatura ambiente (20ºC) y con aplicación de calor (50ºC), para el control de la podredumbre amarga en naranjas inoculadas artificialmente con G. citri-aurantii; así como comprobar el efecto sobre la capacidad de control de los tratamientos de un aclarado con agua corriente de los frutos tratados. La finalidad de dicho aclarado fue evitar la presencia sobre la piel de residuos de las sales evaluadas.

Los aditivos alimentarios SMP, SEP, PS, y SB, aplicados en soluciones acuosas a una concentración del 3% durante 1 min a 20 y 50 ºC sobre naranjas ‘Barnfield’, fueron efectivos en el control de la podredumbre ácida causada por el hongo G. citri-aurantii.

Suscribase Newsletter semanal food

ING  CARN

PAN  z CON  

Nuevos Productos

 

Hawkins logo
Logo Wacker
Krones Logo   Varioline
logo
Nutralys logo PP
doehler logo   Ingredientes naturales
Logo  Uptaia
    Peptan

    

|